Cuidado con las pseudociencias

Miles de negocios relacionados con la salud campan a sus anchas sin que, al parecer, nadie los controle. De la misma manera, otros tantos falsos terapeutas se ofrecen en las redes sociales y a pie de calle para sanar enfermedades físicas y psicológicas, ofreciendo las más variopintas terapias sin aval científico, aprovechando el desconocimiento y la buena voluntad de gran parte de la población. Falsos remedios contra el cáncer, las enfermedades de la piel o la depresión invaden las páginas de internet. Es un negocio millonario que da cabida a todo tipo de estafas y en muchos casos atenta contra la salud pública.

Para terminar con la falta de rigor científico y proteger a los pacientes, la Organización Médica Colegial, que representa a más 250.000 médicos en España, ha llevado a la Fiscalía a un centenar de páginas web que ofrecen terapias de dudosa eficacia y ha creado un Observatorio contra las Pseudociencias con el objetivo de detectar cualquier práctica sanitaria fraudulenta. Se trata de alertar a los ciudadanos del peligro de caer en determinadas redes que prometen mejorar la salud física y mental, sin que existan evidencias científicas que lo demuestren.

La gran baza de estas personas es utilizar las creencias y el reclamo de lo natural para atraer adeptos. Según explica Elena Campos, investigadora del CSIC y presidenta de la Asociación para Proteger a los Enfermos de las Terapias Pseudocientíficas, “en muchas ocasiones, se trata de personas sin formación sanitaria que se aprovechan de aquellos casos a los que la sanidad pública no puede ayudar, bien porque son enfermos terminales, sin tratamiento posible, o porque son personas que necesitan creer en algo”.

Por su parte, el presidente del Colegio de Médicos de Madrid, Miguel Ángel Sánchez Chillón, insiste en que desde los sistemas de inspección de las comunidades autónomas se podría avanzar mucho en esta lucha. De igual manera, Elena Campos, afirma que las autoridades deberían ir mucho más allá en el control de estos falsos remedios que no son más que un engaño.

El debate no ha hecho más que empezar ya que, en el caso de la homeopatía, se trata de una terapia legal que cuenta con miles de adeptos en todo el mundo. Solo en España, hay más de 10.000 médicos que emplean la homeopatía y 15.000 farmacias que dispensan medicamentos homeopáticos, según datos del sector. Un negocio que mueve más de 60 millones de euros al año, según diversas fuentes, y que sigue creciendo, pese a las advertencias de las autoridades sanitarias. Según la última encuesta realizada por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, más de la mitad de los españoles confía en la eficacia de los medicamentos homeopáticos.

Alberto Sacristán, médico y presidente de la Sociedad Española de Medicina Homeopática, asegura que la homeopatía puede utilizarse en procesos comunes que son frecuentemente objeto de consulta en la farmacia, o para los que se puede realizar un autocuidado responsable, como la gripe, los resfriados o las situaciones de estrés. Sin embargo, el Ministerio de Sanidad español señala que la homeopatía no ha probado definitivamente su eficacia en ninguna indicación o situación clínica concreta. Por esa misma razón, muchas de las universidades españolas han suspendido los masters y cursos de especialización en esta disciplina.

Por Marián Lezaun