Riesgos de las ofertas financieras en internet

La tecnología ha revolucionado la relación entre los clientes y los operadores financieros en muchos aspectos. La facilidad de acceso y la inmediatez que permiten las nuevas plataformas hace que, en ocasiones, restemos importancia a la reflexión y al análisis necesario para contratar un producto o servicio. Un hábito que puede acarrear problemas.

Los expertos recomiendan mucha prudencia. De hecho, las autoridades insisten en que, antes de realizar cualquier operación en internet, hay que consultar el registro de entidades autorizadas por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y por el Banco de España, ver qué es lo que ofrecen comparándolo con el grueso de la oferta existente y solo con toda la información en la mano tomar decisiones. Porque, aunque la seguridad absoluta en internet no existe, hay formas de protegerse y la primera es la prevención.
Los expertos advierten de que algunos de los productos que se comercializan online requieren de amplios conocimientos financieros y que para contratarlos los consumidores necesitan asesoramiento e información adicional. Por eso, las autoridades monetarias y los supervisores recomiendan ser muy cautos y medir todos los riesgos.
Por otro lado, ante cualquier sospecha de fraude que afecte a sus cuentas o a cualquier otro producto bancario, debe acudir en primer lugar a su entidad de crédito. Después puede acudir a los supervisores como el Banco de España, la CNMV y la Dirección General de Seguros.
El año pasado la Comisión Nacional del Mercado de Valores publicó 38 advertencias sobre empresas dudosas que operaban en España, un 65% más que el año anterior. Además, el supervisor registró 212 comunicaciones más sobre el mismo asunto, procedentes de otros organismos europeos. En el conjunto de Europa, el número de firmas sospechosas supera las 4.000.

Por Marián Lezaun