Quitad mis fotos de las redes sociales

El 56% de los padres cuelga fotos potencialmente vergonzosas de sus hijos, según la universidad de Michigan. La sobreexposición de imágenes en las redes sociales puede implicar riesgos presentes y futuros para los vástagos. Los expertos recomiendan plantearse si lo que se va a subir interesa realmente a los contactos.

Este fenómeno se conoce como sharenting, la combinación de las palabras share (compartir) y parenting (crianza), y consiste en la publicación por parte de los padres de fotos, videos u otra información sobre sus hijos en las redes sociales. Según una reciente campaña de Orange, al cumplir los seis meses 8 de cada 10 bebés tienen presencia en internet y, antes de los dos años, el 5% tiene perfil propio en Facebook.

¿Derecho a la intimidad? Pese a que los progenitores los hacen sin mala intención el hecho es que vulneran el derecho a la intimidad de sus hijos. Un estudio de Internet Nominet subraya que los menores de entre 10 y 17 años están “realmente preocupados” por la manera en que sus padres comparten su imagen en la Red. De hecho, ya se han dado varios casos de hijos que han hecho algo tan drástico como denunciar a sus padres.

Riesgos. Un aspecto fundamental a tener en cuenta es que el contenido que publicamos en las redes sociales escapa a nuestro control y la publicación de imágenes de niños puede tener no sólo consecuencias futuras para ellos sino también peligros presentes como ser víctimas de pedofilia, robo de identidad, acoso o incluso secuestro.

Los expertos recomiendan respetar la intimidad del menor; no publicar fotos de niños desnudos; utilizar el correo electrónico; ajustar la privacidad de las redes sociales y mensajería instantánea; no etiquetar y pedir permiso antes de compartir imágenes donde haya otros menores, entre otros consejos.

Por Luis Menéndez