Los españoles se acercan al comercio “online”

Las últimas cifras sobre comercio electrónico en España aseguran el ansiado despegue del sector. Según un informe publicado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el comercio electrónico se disparó un 23,4% en el segundo trimestre de 2017, mientras que la facturación total del año superó los 25.000 millones de euros.

Pese a estos datos, los expertos se muestran cautelosos porque existen determinados hábitos de compra muy característicos de nuestra sociedad: el asesoramiento personalizado del vendedor, la necesidad de ver y tocar la calidad de las prendas y productos, la desconfianza a los sistemas de pago o, simplemente, la costumbre de acudir al establecimiento.

Los cuartos en Europa. “El comercio electrónico ha llegado tarde a los hogares españoles. Somos el cuarto mercado en penetración del comercio electrónico en Europa, muy por detrás de Gran Bretaña, Alemania, y Francia y justo por delante de Italia”, explica Nacho Somalo, emprendedor y autor del libro Marketing digital que funciona.

¿Qué compramos los españoles en internet? Principalmente ropa, zapatos, entradas y hacemos reservas hoteleras. De hecho, son las agencias de viajes y los operadores turísticos los que acaparan la mayor parte del “pastel”, con un 14,4% de la facturación total. Le siguen el transporte aéreo, con el 11,9% y las prendas de vestir, con el 5,4%. Menor calado tiene la compra de alimentos frescos, ya que según la consultora Nielsen, apenas un 13% de los consumidores adquiere este tipo de productos en la Red o los servicios financieros por la complejidad que suponen.

No obstante, la apuesta es fuerte y firme. Las grandes cadenas de distribución están invirtiendo enormes cantidades de dinero en potenciar sus plataformas online. Día, Carrefour, y Mercadona se encuentran en pleno proceso de mejora de sus servicios con el desarrollo de nuevos sistemas mucho más eficientes. Y empresas como Zara y Mango han anunciado sus novedades en este sentido.

Pero no todo lo que se nos ocurra se puede comprar por internet. No se puede comprar tabaco o productos farmacéuticos que no estén autorizados en España, aunque en ocasiones se pueda acceder a ellos con facilidad. El consumidor debe saber que está incumpliendo la ley y que puede incurrir en un delito. Lo mismo ocurre con determinados productos financieros que no cuentan con la protección suficiente.

Por Marián Lezaun