La revolución de los medios de pago

La digitalización del negocio financiero ha abierto el mercado a nuevos operadores, como las empresas fintech. Estos cambios han llegado también a los medios de pago, que viven su propia revolución. Aunque la mayor parte de los consumidores sigue usando los canales habituales para formalizar sus pagos (metálico, tarjetas y transferencias), las posibilidades que ofrecen internet y, sobre todo, los dispositivos móviles, son numerosas.

La tendencia apunta a que, en los próximos años, el pago con tarjetas bancarias convivirá con otros servicios más cómodos, más seguros y, sobre todo, más baratos. Es cuestión de tiempo, porque estas soluciones son aún desconocidas para la mayoría de los usuarios que apenas distinguen entre los diferentes productos, las aplicaciones o las nuevas tecnologías. El último informe de la consultora Price Waterhouse Coopers sobre los medios de pago en España señala que, pese al auge de las nuevas aplicaciones y las posibilidades de pago electrónico, el medio más utilizado en España sigue siendo el dinero en efectivo, seguido de las tarjetas de débito, las transferencias bancarias y las tarjetas de crédito. La consultora señala también el crecimiento registrado en el último año por PayPal, el sistema de pagos online, el contactless, que permite pagar con solo acercar la tarjeta o el teléfono al terminal del comercio y los wallets de los bancos (sistemas basados en la creación de un monedero previo).

Y es que los nuevos medios de pago empiezan a despegar, aunque mucho más lentamente de lo previsto en un país en el que el 85 por ciento de las compras diarias se abonan en metálico. Muy lejos de otros países como Suecia, donde el dinero en efectivo apenas se utiliza o Estados Unidos y el Reino Unido, donde es habitual pagar cualquier cosa con tarjeta y el metálico apenas alcanza un 25 por ciento de las transacciones.

Los únicos medios de pago que han tenido suficiente relevancia en nuestro país han sido Bizum que cuenta ya con más de dos millones de usuarios registrados en su sistema y Apple Pay con mucha penetración entre los fieles a su marca, pero que en España solo representa el 10% de cuota de mercado, según explica Javier Bartolomé. Para este experto, “los sistemas de financiación online también han adquirido importancia, al no tener competencia con el resto de los medios de pago”.

Por Marián Lezaun