Conciliación familiar en España: mucho por hacer

Durante los últimos años la necesidad de promover la conciliación familiar ha ido impregnando la sensibilidad social y también se ha incorporado a las estrategias empresariales, que han ido tomando conciencia de que apostar por un espacio más flexible para el desarrollo personal no solo es un derecho de las personas, especialmente de los niños, sino también una importante herramienta de fortalecimiento de la competitividad.

En 1999 se promulgó en España la Ley 39/1999 para promover la conciliación de la vida familiar y laboral de las personas trabajadoras, que en su exposición de motivos reconoce la necesidad de “configurar un sistema que contemple las nuevas relaciones sociales surgidas y un nuevo modo de cooperación y compromiso entre mujeres y hombres que permita un reparto equilibrado de responsabilidades en la vida profesional y en la privada”. Esta es la norma básica que regula la conciliación en materias como el permiso de maternidad, actualmente fijado en 16 semanas; el de paternidad, de 4 semanas –que se convertirán en 5 en 2018–; las excedencias y reducciones de jornada para el cuidado de hijos; las medidas de seguridad para embarazadas y lactantes, etc.

En cuanto a los trabajadores autónomos, el 25 de octubre ha entrado en vigor la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo que recoge, además de la tarifa plana para madres autónomas que reemprendan su actividad tras haber cesado en su actividad debido a la maternidad, otras dos importantes medidas para favorecer la conciliación de las autónomas como la bonificación del 100% de la cuota durante la baja por maternidad o paternidad o de la cuota durante un año para el cuidado de menores o personas dependientes.

La crisis social, económica y demográfica que España ha sufrido en los últimos ocho años ha empeorado la posibilidad de los ciudadanos de conciliar su vida personal, familiar y laboral, como recoge el Barómetro de la Conciliación en España, primer estudio sobre esta materia, elaborado por la Fundación Más Familia, realizado con la colaboración de Cepsa.

El informe analiza 90 indicadores sociales y empresariales relacionados con la conciliación, permitiendo observar su evolución entre el año 2008 y el 2016. La conclusión principal del estudio es que la valoración social del estado de la conciliación en España empeora con respecto a niveles anteriores a la crisis, con una disminución de 4,7 puntos respecto de los valores del año 2008.

El estudio detecta un aumento del 50% en el teletrabajo, constatándose que se eleva la competitividad y la productividad a pesar de reducir horas extras y tiempo de trabajo. Además, la conciliación fortalece la reputación empresarial, aumentando en un 33% los trabajadores que la creen determinante en la elección de una compañía y en un 13% los que la consideran la clave para permanecer en ella.

En cualquier caso, el Barómetro de la Conciliación en España sigue reflejando la especial dificultad para la conciliación laboral de las mujeres, señalando que las solicitudes de reducciones de jornada y de excedencias para el cuidado de los niños son mayoritariamente femeninas.

Por Carlos Capa