Comer menos para vivir mejor

Actualmente, miles de personas de todo el mundo se están sometiendo a un régimen restrictivo para poder estudiar los efectos reales de esta dieta sobre el envejecimiento, pero las conclusiones aún no están claras. Los estudios realizados por la Universidad de Duke en Carolina de Norte muestran que los adultos con sobrepeso que redujeron la ingesta de calorías bajaron sus niveles de insulina en ayunas y la temperatura corporal central, factores relacionados con la longevidad en algunos animales.

¿En qué consiste realmente la restricción calórica? La base de la restricción calórica consiste simplemente en reducir la cantidad de alimentos que ingerimos cada día. Es decir, comer sólo lo que nuestro organismo necesita en función de nuestra edad, nuestra profesión y el ejercicio físico que hacemos, que el cuerpo trabaje a pleno rendimiento y sin problemas.

Los expertos señalan que para conseguir los efectos deseados habría que reducir hasta un 30% la energía que consumimos a diario, sin que esto, al parecer, provoque desnutrición ni afecte a nuestro sistema fisiológico. De esa forma se conseguiría disminuir la grasa corporal, la inflamación crónica, ciertas alteraciones metabólicas y hasta perder peso. Esta reducción de las calorías debe estar supervisada por un especialista y no debe tomarse a la ligera.

Como señala Bartolomé Rivas, presidente de la Real Academia Española de Farmacia, “el exceso de alimento provoca daño celular y acorta la vida, debido a la saturación de las vías metabólicas y la imposibilidad de neutralizar y eliminar los llamados radicales libres que dañan nuestro cuerpo”.

“En líneas generales, tomamos demasiados alimentos procesados y pocos alimentos frescos; comemos demasiadas proteínas de origen animal y no los suficientes vegetales. Y, al mismo tiempo, abusamos de los azúcares a través de los dulces, los refrescos, la bollería, las galletas, los cereales, los productos lácteos azucarados, etcétera”, explica Laura Arranz, experta en nutrición, profesora de la Universidad de Barcelona y directora de Gana Nutrición (www.gananutricion.es), una web que promueve una dieta más lógica.