Comida que se va a la basura

Compramos más alimentos de los que podemos consumir, acumulamos comida sin control y no calculamos las cantidades de productos frescos que vamos a utilizar cada semana. Como consecuencia tiramos a la basura montones de comida sin apenas utilizar con el impacto social, económico y medioambiental que eso supone. Las pérdidas provocadas por el desperdicio de comida en todo el mundo superan cada año el billón de dólares. Con pequeños gestos, los consumidores podemos reducir ese impacto de manera significativa. Continuar leyendo “Comida que se va a la basura”

¿Cuánto tiempo podemos estar sin móvil?

Es nuestro despertador, nuestro periódico, nuestro reloj, nuestra agenda, nuestro parte meteorológico, nuestra cartera… A él recurrimos para leer el último mensaje de WhatsApp, el último correo electrónico, el último tuit, para saber cuándo llega el próximo autobús… Con él pedimos cita con el médico, operamos con nuestro banco, buscamos apartamento para las vacaciones, compramos en línea, vemos una serie, jugamos, escuchamos música, hacemos fotos… e incluso hacemos llamadas.
Pasamos casi cuatro horas diarias de media mirando el smartphone. En muchos casos es lo primero y último que hacemos, y un tercio recurre a él más de 100 veces al día. El abuso de internet y las redes sociales se considera como una adicción sin sustancia, algo que supone un trastorno de conducta para una de cada cuatro personas, según la OMS.
Un análisis del comparador online Rastreator sobre las tendencias de consumo del teléfono móvil en España, revela que 3,7 millones de españoles (el 12,5% de los encuestados sobre la población de entre 18 y 65 años) aseguran que son incapaces de estar más de una hora sin consultar el móvil, mientras que más de 7,6 millones de españoles se consideran adictos al móvil, lo que supone el 25,6%.
A la luz de estos datos, la investigadora de la URJC, Gloria Rojo, sugiere que es necesario “reconsiderar la relación que los seres humanos establecen con estas tecnologías y las consecuencias que un mal uso puede acarrear”.
¿Cómo se trata? “La familia juega un papel muy importante, porque los perfiles que suelen llegar en prevención son chavales pequeños. Los chicos mayores presentan un perfil diferente que se mezcla con otras variables, como el juego con apuestas”, señala María Bejarano, psicóloga experta en prevención. En el caso de los niños pequeños, además del atractivo que supone jugar con el móvil, en muchas ocasiones influye que los padres permiten a sus hijos acceder al dispositivo para que estén tranquilos y puedan dedicarse a otras actividades. Esto genera un hábito al que los niños se van acostumbrando, y que luego puede dificultar la limitación de los tiempos de uso. Por esto es tan importante el papel de los padres a la hora de educar en un ocio variado y saludable.
“Desde la prevención, uno de los objetivos es establecer, ayudar, orientar y manejar espacios y horarios para que el uso del móvil no sea la única forma de ocio, de relacionarse, de vivir. Se trata de observar qué aspectos de la vida diaria se ven influidos por este uso problemático y valorar hasta qué punto invade aspectos de la vida diaria”, propone Bejarano.

Por Luis Menéndez

¿Perdemos competitividad?

España ha perdido dos puestos en el índice global de competitividad del Foro Económico Mundial, pero no porque no mejore en este aspecto, sino porque los países equiparables lo hacen aún más. La atonía del mercado laboral, la falta de incentivos a la innovación y la ralentización macroeconómica son los tres vectores principales del estancamiento del país en esta materia. Además, las exportaciones dejan de crecer tanto como antes por la menor pujanza de la demanda europea. Continuar leyendo “¿Perdemos competitividad?”

La revolución de los medios de pago

La digitalización del negocio financiero ha abierto el mercado a nuevos operadores, como las empresas fintech. Estos cambios han llegado también a los medios de pago, que viven su propia revolución. Aunque la mayor parte de los consumidores sigue usando los canales habituales para formalizar sus pagos (metálico, tarjetas y transferencias), las posibilidades que ofrecen internet y, sobre todo, los dispositivos móviles, son numerosas. Continuar leyendo “La revolución de los medios de pago”

Aprendiendo a reciclar

Cada vez somos más conscientes de la necesidad de reducir nuestros desperdicios y reciclar la basura. Sin embargo, parece que aún no lo hacemos bien. Mientras la UE fija en un 45% la recuperación de los desechos para el año 2020, en España el porcentaje de basuras recuperadas se encuentra en el 29%, muy por debajo de nuestros vecinos más cercanos, Portugal y Francia, con un 34% y un 41% respectivamente y, a mayor distancia del 66,1% de Alemania, según Eurostat, la oficina de estadística europea. Continuar leyendo “Aprendiendo a reciclar”

¿Soy beneficiario de un seguro de vida?

Cuando muere un familiar nos enfrentamos a trámites desconocidos hasta el momento como obtener el certificado de defunción, ver si hizo testamento, comunicar el fallecimiento al registro civil, solicitar la pensión de viudedad…

En ocasiones los herederos no saben si el fallecido tenía, por ejemplo, un seguro de vida riesgo y si no lo reclaman, lo pierden. Para evitar esta situación, se creó en 2007 el Registro de contratos de seguros de fallecimiento, cuya actividad no deja de crecer. Así, solo el año pasado y según datos del propio organismo, 191.350 personas descubrieron que un familiar fallecido tenía contratado un seguro. Continuar leyendo “¿Soy beneficiario de un seguro de vida?”

Lecciones de la crisis una década después

En septiembre de 2008 la caída del banco de inversión estadounidense Lehman Brothers marcaba el comienzo de una crisis financiera que dio lugar a la mayor recesión mundial en siete décadas.  Diez años después, tenemos una economía que crece pero con incertidumbres y bajo la amenaza de un próximo frenazo. Aunque se han dado pasos fundamentales para fortalecer el sistema financiero, son necesarias nuevas reformas estructurales que den solidez a la economía y nos protejan de futuras tormentas.

En Europa, como ha reconocido la Comisión Europea, la crisis mundial puso de manifiesto “los puntos débiles de la todavía joven moneda y golpeó la zona euro con especial dureza”. Los bancos se encontraban en una serie de dificultades tras las burbujas financieras e inmobiliarias que se habían creado en países como España y los gobiernos tuvieron que utilizar el dinero de los contribuyentes para prestarles ayuda financiera. Continuar leyendo “Lecciones de la crisis una década después”

Generación Z: consumistas, rebeldes e independientes

La sociedad recibe a una rompedora generación, que comprende a los nacidos entre 1994 y 2010 aproximadamente, caracterizada por estar formada por auténticos nativos digitales, y que empieza a ocupar su puesto en el mercado laboral: la Generación Z.

Siempre conectados. También denominada por la sociología generación posmilenial, centenial o iGen, los zetas se distinguen por su hiperconectividad y su interiorización de la recesión económica y los cambios que esta produce en la economía y el empleo.

Si para la generación anterior, los llamados millenialls, la crisis económica y la recesión fue una desagradable sorpresa a la que tuvieron que adaptarse por fuerza, para los zetas es el lugar donde saben que deben desarrollar su proyección personal y profesional y, en cierta medida, hacen de la necesidad virtud, asumiendo que su formación, la responsabilidad y el esfuerzo son materiales imprescindibles para dar forma a sus expectativas.

Interés por la política. Según el octavo informe general sobre la realidad juvenil española del Observatorio de la Juventud en Iberoamérica (OJI), Jóvenes españoles entre dos siglos (1984‐2017), la foto fija de 2017 muestra un renovado interés de los jóvenes por la política. Así, actualmente, solo un 43% suscribe la afirmación: “la política no tiene nada que ver conmigo, no afecta para nada mi vida privada” frente al 56% que lo hacía en 2010.

Los jóvenes de 2017 se autodefinen como “consumistas”, “rebeldes” e “independientes” y “egoístas” (35%), al tiempo que “indignados por la situación sociopolítica” (32%). Solo el 16% sitúa a la religión en la escala de las cosas importantes, aunque un 40% se define como católico.

También se diferencian de generaciones anteriores en ser más protectores y vigilantes con su intimidad, rehusando compartir todo en las redes sociales, conscientes de los riesgos y problemas que eso conlleva.

A modo de resumen se puede afirmar que esta generación se encuentra ante el dilema de cambiar formas de actuación y eludir los fallos de generaciones anteriores o perseverar en ellos. Si es uno u otro el camino emprendido, el tiempo, y no será mucho ante lo vertiginoso de la evolución social, lo dirá.

Por Carlos Capa