Compromiso del Notariado con La Palma

EDITORIAL

EDITORIAL

COMPROMISO DEL NOTARIADO CON LA PALMA

Coincidiendo con el primer aniversario de la erupción del volcán de La Palma, el Consejo General del Notariado, integrado por los decanos de los 17 colegios notariales españoles, se desplazó a la isla para organizar diversos actos y expresar su apoyo a los damnificados. Su presidente, José Ángel Martínez Sanchiz, volvió a insistir en que los notarios tienen “la posibilidad y el deber de ayudar” y se comprometió a que el Notariado siga prestando sus servicios a los palmeros el tiempo que sea necesario.

Tras la erupción del volcán, el Consejo General del Notariado junto con los colegios notariales de Canarias, Cataluña y Valencia, abrió tres notarías provisionales en los municipios afectados: Los Llanos de Aridane, El Paso y Tazacorte.

En estas notarias han prestado servicios gratuitos más de 50 notarios de toda España que, en estrecha colaboración con los ayuntamientos, el Catastro y los damnificados, han elaborado las más de mil actas de notoriedad que están permitiendo a los propietarios de inmuebles, fincas o negocios arrasados o sepultados por la lava demostrar que les pertenecían, para el cobro de los seguros y ayudas correspondientes.

En el blog “Notarios por la Palma” pueden leerse los testimonios, realmente emotivos, de algunos de los notarios que se han desplazado a La Palma para atender las notarías provisionales. Una experiencia que, según ellos mismos explican, les ha marcado personal y profesionalmente.

VER BLOG

En paralelo y en colaboración con el Colegio Notarial de Canarias y la Fundación Notariado, el Consejo organizó en septiembre en la isla las jornadas Ideas para el desarrollo sostenible de La Palma (La oportunidad después del volcán) en las que han participado las tres Administraciones públicas (incluidos los alcaldes de los tres municipios afectados) y destacados profesionales de la justicia, economía, arquitectura, catastro, registros, periodismo, cultura…

En ellas se ha concluido que la excepcionalidad del desastre vulcanológico motiva que la normativa actual deba ser revisada. También que deberían adoptarse medidas como expropiaciones, entregas de fincas de reemplazo, la reordenación del suelo, reparcelaciones y la adopción de beneficios fiscales que atraigan inversión. Así como que esta reconstrucción debe pasar por la sostenibilidad y las energías renovables, evitando errores pasados en la ordenación territorial.

Escritura Pública” se une al reconocimiento generalizado del valor, la humanidad y la entereza mostrados por los palmeros; a la búsqueda de soluciones para ayudar a los damnificados a recuperarse y a la isla a enfrentar un futuro mejor. Ver secciones en El Escaparate, Esfera Cultural y Al encuentro.

1. Alfonso Cavallé Cruz 2. Francisco Cantos Viñals 3. Alfredo Aldaba Yoldi 4. Carmen Rodríguez Pérez 5. María Isabel Valdés-Solís Cecchini 6. Leopoldo Martínez de Salinas Alonso 7. Raimundo Fortuñy Marqués 8. José Ángel Martínez Sanchiz 9. Ignacio Ferrer Cazorla 10. Carmelo Prieto Ruiz 11. María Teresa Barea Martínez 12. Luis Fernández-Bravo Francés 13. José María Graiño Ordóñez 14. José Alberto Marín Sánchez 15. Dámaso Cruz Gimeno 16. María del Carmen Velasco Ramírez 17. Jorge Prades López

Nueva promoción de notarios: vocación de servicio

EDITORIAL

EDITORIAL

Nueva promoción de notarios: vocación de servicio

90 jóvenes han aprobado las últimas oposiciones a notarios. En los próximos meses se repartirán por pueblos y ciudades españolas para ejercer esta función pública. Dejarán atrás los años dedicados al estudio, una media de cinco, y las duras pruebas superadas en 2022, celebradas en el Colegio Notarial de Madrid.

Hasta que tomen posesión de sus notarías pasarán unos meses en los que recibirán formalmente sus títulos y asistirán a las jornadas de bienvenida y formación que organiza el Consejo General del Notariado, entre otros actos.

Estos 90 nuevos notarios se integrarán en un cuerpo, el Notariado, compuesto por otros 2.700 compañeros, que desempeñan su labor en todo el territorio nacional, vertebrando una función con siglos de antigüedad, recogida en nuestra Constitución y nacida de la propia sociedad a la que sirven.

 


LOS GRADUADOS EN DERECHO QUE ACCEDEN AL NOTARIADO LO HACEN TRAS SUPERAR UNA OPOSICIÓN MUY EXIGENTE QUE LES CONVIERTE EN PROFESIONALES ALTAMENTE CUALIFICADOS.


 

Los notarios son funcionarios públicos que, por delegación del Estado, tienen atribuidas importantes funciones, como la de dar fe pública. Así, los documentos y acuerdos redactados y/o autorizados por un notario adquieren la entidad de documentos públicos, a los que la ley reconoce veracidad, firmeza y fuerza probatoria.

Proporcionan la seguridad jurídica preventiva que ampara la Constitución, controlando el cumplimiento de la Ley. El notario es garantía de autenticidad, legalidad y seguridad, tanto para los ciudadanos y empresas como para el Estado. Además, cumple un importante papel en la prevención de delitos económicos y de colaboración con la Administración online.

Una función pública, ejercida de forma profesional, que ha sabido adaptarse a los tiempos y a las necesidades de los ciudadanos y las empresas. Tanto es así que hoy encabeza el desarrollo tecnológico del sector jurídico e, incluso, del resto de los notariados del mundo. Un desarrollo al que pueden acceder por igual todos los ciudadanos, con independencia de su lugar de residencia, sus ingresos o su patrimonio ya que todas las notarías tienen al frente un notario que ha tenido que superar una de las oposiciones más duras que existen y todas disponen de los mismos avances tecnológicos. Además, están conectadas telemáticamente entre ellas y con las Administraciones públicas a través de una red interna y segura que les permite operar dentro de la sede electrónica notarial con las máximas garantías.

Los graduados en Derecho que acceden al Notariado lo hacen tras superar una oposición muy exigente que les convierte en profesionales altamente cualificados. Son independientes e imparciales; solo están sujetos a la Ley y sometidos a un riguroso régimen disciplinario. Esta independencia lleva aparejado su deber de prestar asesoramiento velando siempre por la parte más débil del acuerdo o contrato que vayan a autorizar.

Como recordaba el presidente del Consejo General del Notariado a una promoción anterior a la suya el día de la entrega pública de sus títulos: “tenéis la suficiente preparación para el ejercicio de la alta función que se os encomienda. Ejercer la actividad notarial a pie de despacho supone salir de los libros para encontrarse con las personas. El notario tiene que mirar y escuchar a la gente: es un valor fundamental. Debéis responder a la confianza que la sociedad deposita en vosotros”.

Requisitos para ser notario

Para convertirse en notario hay que ser español u ostentar la nacionalidad de cualquier país miembro de la Unión Europea. Además, hay que ser Doctor en Derecho, Graduado en Derecho o título equivalente en Derecho. En cada convocatoria se reserva un cupo de plazas para personas con discapacidad.

Según el Reglamento Notarial vigente los ejercicios de la oposición son cuatro: los dos primeros, orales, y los dos segundos, escritos. Tanto los dos primeros como la lectura del tercero y de la primera parte del cuarto son públicos.

El programa comprende una exposición del Derecho positivo vigente en España en cada una de las materias que en él se incluyen, destacando, tanto en el Derecho Común como en el Foral, aquellas cuestiones que el notario debe profesionalmente conocer y aplicar y cuyo saber le dote de una auténtica especialización. En la parte del Derecho Civil se incluyen los principios fundamentales de Derecho Internacional Privado. La legislación fiscal comprende aquellos impuestos que más puedan interesar al notario como asesor imparcial de los particulares.

El primer ejercicio consiste en contestar verbalmente, en el plazo máximo de 60 minutos, a cuatro temas; los tres primeros de Derecho Civil Español, Común y Foral, y el cuarto de legislación Fiscal. Los temas de Derecho Civil corresponderán, respectivamente, uno a las materias de parte general o introducción, propiedad y derechos reales; otro, a obligaciones y contratos, y otro, a Derecho de Familia y sucesiones.

En el segundo ejercicio hay que contestar, también verbalmente, en el tiempo máximo de 60 minutos, y por el siguiente orden, a seis temas: dos de Derecho Mercantil, dos de Derecho Hipotecario, uno de Derecho Notarial y otro de Derecho Procesal o Administrativo. Los dos temas de Derecho Mercantil y de Derecho Hipotecario serán uno de cada parte en que se hallen divididas estas materias.

Para el tercer ejercicio hay que redactar, en el tiempo máximo de seis horas, un dictamen, que versa sobre una pluralidad de problemas que implican un razonamiento del opositor basado no solo en el Derecho positivo sino también en los principios generales del Derecho y en la doctrina y jurisprudencia que ha de conocer.

 


EL NOTARIO ES GARANTÍA DE AUTENTICIDAD, LEGALIDAD Y SEGURIDAD, TANTO PARA LOS CIUDADANOS Y EMPRESAS COMO PARA EL ESTADO.


 

Por último, el cuarto ejercicio, que también tendrá una duración máxima de seis horas, se divide en dos partes, cada una de ellas con la duración que fije el tribunal.

En la primera, los opositores tienen que redactar una escritura o documento notarial, debiendo justificar en pliego aparte los problemas jurídicos que plantee o resuelva en su trabajo, realizando la liquidación del impuesto que en su caso corresponda a la escritura redactada.

En la segunda han de resolver un supuesto de contabilidad y matemática financiera que recaerá sobre las materias contenidas en el anexo del programa de la oposición.

Desde aquí, nuestra calurosa felicitación a esta nueva promoción de notarios y notarias que tan duro han luchado por ser servidores públicos.
¡Bienvenidos!

Cinco medidas notariales para un servicio más ágil

EDITORIAL

EDITORIAL

Cinco medidas notariales para un servicio más ágil

LA FUTURA LEY de Eficiencia Digital del Servicio Público de Justicia, aún anteproyecto, incluye un paquete de medidas que permitirán a los notarios prestar un servicio más ágil a la sociedad.

En primer lugar, se creará el protocolo notarial electrónico, que dotará de mayor agilidad la circulación de las copias de los documentos notariales. Gracias a él se podrá transmitir información a la Administración más ágilmente, sin tener que esperar a que los notarios vuelquen quincenalmente los datos de los documentos notariales en la base de datos conocida como Índice Único Informatizado. En este protocolo figurará la misma información que ahora consta en papel, quedando garantizada la seguridad informática, ya que el Notariado ha obtenido el Esquema Nacional de Seguridad (ENS), en su nivel alto. El ENS reconoce la seguridad de todos los sistemas de información, procesos, bases de datos, sedes, plataformas y portales del Notariado para el ejercicio de su función pública.

Otorgamiento ‘online’

En segundo lugar, se permitirá el otorgamiento de documentos públicos por vía electrónica, pudiendo llegarse a autorizar por esa vía un 40% de los actos o negocios jurídicos en los que intervienen los notarios. ¿Cuáles?

 


«EL NOTARIADO ESPAÑOL ESTÁ PREPARADO DESDE HACE DOS AÑOS PARA CONSTITUIR SOCIEDADES LIMITADAS POR VÍA ELECTRÓNICA, EN SU SEDE ELECTRÓNICA Y POR VIDEOCONFERENCIA, Y HA PROVISTO AL NOTARIADO ALEMÁN DE ESTE SOFTWARE Y CONOCIMIENTO”


 

Todos los actos societarios (desde una constitución de sociedad, hasta el nombramiento de un administrador); los relativos a la financiación mercantil (las pólizas); y diversos actos unilaterales (todos los poderes menos el poder general, así como sus modificaciones y revocaciones). También las legitimaciones de firma, las cartas de pago y las cancelaciones o el requerimiento de inicio de determinadas actas.

Para prestar este servicio el Notariado ha abierto su sede electrónica notarial, a través del Portal Notarial, a ciudadanos y empresas. La seguridad informática del proceso quedará garantizada por el uso de la firma electrónica cualificada de los notarios, su sede electrónica y su red privada, todo ello dotado de las mayores medidas de seguridad.

En tercer lugar, podrán circular copias electrónicas autorizadas de los documentos notariales. Hasta la fecha, los notarios solo pueden remitir copia autorizada electrónica de sus documentos a jueces, fiscales y Administraciones Públicas. Con la aprobación de esta ley los ciudadanos podrán tener estas copias en sus ordenadores o móviles y remitirlas a los organismos que necesiten. Esa medida se complementa con la apertura en internet en 2021 del Portal Notarial donde ciudadanos y empresas pueden tener su propio espacio y en él almacenar sus copias autorizadas para utilizarlas cuando las precisen.

En cuarto lugar, se podrán constituir sociedades limitadas por vía online, ya que esta ley transpondrá la Directiva 2019/1151, que exige que, sin necesidad de presencia física, un ciudadano de la Unión pueda constituir una sociedad limitada en otro país.La Directiva recomienda mantener los sistemas jurídicos propios de cada país y que en aquellos como Alemania, Bélgica, Italia o España donde las sociedades se constituyen ante notario se mantenga un modelo que es seguro y ágil y que permite la lucha contra el blanqueo de capitales y el fraude fiscal.

El notariado español está preparado desde hace dos años para constituir sociedades limitadas por vía electrónica, en su sede electrónica y por videoconferencia, y ha provisto al Notariado alemán de este software y conocimiento.

En Bélgica e Italia ya es una realidad normativa y sus notarios pueden autorizar a distancia este tipo de escrituras. En Alemania el proceso normativo está a punto de culminar.

En España el Notariado ha solicitado al Gobierno español que no solo el acto de constitución, sino cualesquiera otros, puedan autorizarse del mismo modo, lo que ha sido admitido y está en este anteproyecto.

Por último, y en quinto lugar, pero no por ello menos importante, el asesoramiento notarial podrá ser online. Así, los ciudadanos y empresarios que prefieran realizar online el otorgamiento de determinados actos notariales permitidos por esta ley podrán recibir asesoramiento del notario elegido por videoconferencia en el Portal Notarial.

Ofrenda al Apóstol en el Año Xacobeo

Ofrenda al Apóstol en el Año Xacobe

En junio, los decanos de los colegios notariales del España visitaron Galicia con motivo del Año Xacobeo. El presidente del Consejo General del Notariado (CGN), José Ángel Martínez Sanchiz, realizó la Ofrenda al Apóstol en la misa del peregrino celebrada en la Catedral de Santiago, oficiada por el arzobispo compostelano, monseñor Julián Barrio. Reproducimos aquí las palabas de ofrenda del presidente del CGN y una parte de la homilía del obispo. (Más información en páginas 24 y 25 de este número).

“Señor Santiago:
Los notarios españoles venimos de Málaga, donde hemos celebrado un congreso sobre el envejecimiento de la población bajo el lema “protegemos lo invisible”, pues, en efecto, en los documentos que autorizamos aparece reflejada el alma humana, nuestros pensamientos y sentimientos, nuestras creencias, esperanzas y temores.
Estos documentos son nuestra ofrenda primera, una prueba de la existencia del alma que no necesitas, que solo necesitamos los hombres en nuestro transitar por el mundo.

Señor Santiago ayúdanos:

  • A que la fe que damos ilumine nuestras almas.
  • A que la fe que damos aliente la esperanza.
  • A que la fe que damos asiente la justicia.

Pero Señor Santiago ayúdanos también a ser humildes, pues nuestros logros son igualmente nuestros fracasos.

Porque:

  • En realidad, no damos fe, la recibimos.
  • No damos esperanza, sino confianza, pues la esperanza es tan humana cuanto dependiente de Dios, no de la humanidad, que es una abstracción frente a un mundo azotado por la guerra y la miseria.

Y en este contexto qué difícil resulta la justicia y la paz. Para ello hace falta la caridad: “Plenitudo legis dilectio” enseñó San Pablo, pues “iustitia est veritatis” y “veritas est charitatis”.

Entretanto, en nuestro interior acecha la duda: ¿quid est veritas?
Señor Santiago, ayúdanos a encontrarla; que la verdad nos guíe hacia la paz, al encuentro de Dios en el hombre, en quienes reclaman nuestro ministerio.

Que se hagan realidad las palabras de su Santidad Pablo VI: “ Vuestra noble y paciente profesión está iluminada por la luz de la caridad (…) El amor es el cumplimiento perfecto de la ley (…) esta exigencia del amor – que a veces se hace comprensión, paciencia, ayuda concreta, desinterés, consejo, entrega – sea el motor secreto y constante que anime (…) vuestro deber, lo sostenga en los momentos de mayor fatiga, lo aparte de los peligros de la rutina, lo estimule a un alto deber de convicción espiritual y generosidad”.

Señor Santiago danos la fortaleza necesaria para cumplir con nuestro deber como Dios manda. Así sea”.

 

José Ángel Martínez Sanchiz.

“LA FUNCIÓN NOTARIAL, en sus diferentes facetas, según el ordenamiento civil, busca siempre la sociabilidad y la solidaridad humana. Este objetivo exige plena seguridad en la formación de las relaciones de derecho, exacta constatación de los hechos y los actos jurídicos, y también exige una fiel conservación y pública disponibilidad de sus pruebas para la actuación y preservación del orden jurídico y social en la armonía de la justicia.”

En una sociedad tan inarmónica realmente estamos muy necesitados de vivir esta armonía.

La primera cualidad moral de vuestra profesión, queridos notarios, es la verdad, presupuesto básico para el cumplimiento de la justicia en el delicado compromiso de la actividad humana confiado a vuestra fidelidad y responsabilidad.

El ejercicio de vuestra misión exige un esmerado cumplimiento de las disposiciones y formalidades del derecho positivo, por las que como testigos públicos aseguráis la validez y licitud, acreditando auténticamente los hechos y los actos que forman la trama de nuestra vida.

Más allá de las prescripciones legales, que siempre deben ser respetadas, el notario se da cuenta de que por perfecto que sea el ordenamiento jurídico, no abarca la inmensa complejidad de la realidad humana y social que tiende a regular. Por eso, siempre fiel al derecho positivo, no debe de caer en el formalismo jurídico, mirando más allá de la ley y de la justicia humana, para inspirarse y guiarse por la ley y la justicia divinas.

Una profesión que exige ciencia, diligencia, probidad y rectitud.
Y siendo mentores y custodios del orden legal, os confiere una visión muy noble, que os hace acreedores del respeto y de la estima de la sociedad.

Mediadores entre el orden jurídico establecido y la sociedad, ricos de experiencia humana, no os limitáis a una simple intervención formalista.

Desde vuestro despacho podéis

  • devolver la paz a las familias,
  • apagar rencores
  • arreglar pleitos,
  • defender patrimonios
  • evitar dispendios en litigios inútiles,
  • tutelar a los débiles en sus intereses materiales y espirituales.

Así os convertís en realizadores de un programa superior de bondad y de justicia. Vuestra vida se hace testimonio de la benevolencia y de la justicia divina de Dios.
Es importante que de alguna manera acompañéis a la gente y os sintáis acompañados también por quienes vienen a vuestros despachos. No es fácil. Pero tengo la confianza de que Dios nos acompañe y el Apóstol Santiago también”.

Monseñor Julián Barrio

XII Congreso Notarial Español. El envejecimiento de la sociedad

EDITORIAL

EDITORIAL

XII CONGRESO NOTARIAL ESPAÑOL.
EN ENVEJECIMIENTO DE LA SOCIEDAD.

Los días 19 y 20 de mayo celebramos en Málaga el XII Congreso Notarial Español, que teníamos previsto en 2019 y que, desgraciadamente, tuvimos que aplazar a causa del coronavirus y sus trágicas consecuencias.

El congreso está dedicado al “Envejecimiento de la sociedad, como principal desafío del siglo XXI”.

Esperamos contar con la asistencia de más de cuatrocientas personas representantes de todos los ámbitos de la sociedad civil y, en especial, del jurídico; por supuesto de muchos notarios.


RESULTA SUPERFLUO RECORDAR QUE EL FENÓMENO DEL ENVEJECIMIENTO DE LA SOCIEDAD ES,
QUIZÁ, EL TEMA MÁS RELEVANTE DE NUESTRA ÉPOCA


Resulta casi superfluo recordar que el fenómeno del envejecimiento de la sociedad es, quizás, el tema más relevante de nuestra época. Sin desconocer sus muchas implicaciones positivas derivadas del aumento de la esperanza de vida, los retos que este fenómeno plantea son colosales. Baste recordar el problema de la sostenibilidad del Estado del Bienestar, con toda la conflictividad social e intergeneracional que ello puede implicar, que abarcaría desde el mantenimiento de las pensiones hasta el carácter universal y gratuito de la asistencia sanitaria, pasando por la financiación de las situaciones de dependencia. Pero si de los grandes retos del Estado pasamos a los de las familias, veremos que su dimensión no es menor: citemos solo, entre otros semejantes, la difícil previsión individual de una vida centenaria; la vulnerabilidad del mayor ante el abuso y su creciente condición de víctima; el problema del deterioro cognitivo y su vinculación con la autonomía de la voluntad, etc.

Sabemos que son diversos los foros dedicados a estudiar el envejecimiento desde diferentes perspectivas, pero en todas ellas echamos de menos el enfoque jurídico, imprescindible para integrarlas adecuadamente y permitir su implementación práctica, con pleno respeto a la dignidad y libertad de las personas.

Esa necesidad no ha hecho más que agigantarse tras la dura experiencia vivida desde el inicio de la pandemia.
La realidad ha puesto de manifiesto con tremenda crudeza que hay que incardinar la reflexión sanitaria, económica y sociológica en un marco jurídico adecuado, capaz de armonizarlas en beneficio de las personas, especialmente de las de más edad, que son las que han sufrido el impacto de la crisis con mayor violencia.

Por eso, frente a lo que ha sido tradicional en los congresos notariales, este congreso está abierto a todos los profesionales vinculados a esta temática, tanto como ponentes como participantes.

También con la finalidad, como es lógico y natural, de recoger las múltiples experiencias aprendidas durante estos meses. Solo así será posible articular un diálogo fructífero con potencialidad de calar a medio plazo en la sociedad española y generar las sinergias interdisciplinarias que un reto como éste demandan.

Pensamos que el Notariado cumple con un deber ético al impulsar este congreso, abierto al diálogo interdisciplinar y también intergeneracional, en un tema que nos concierne a todos,

Por eso mismo, porque es vital, suscita la posibilidad de concitar o de unir, en definitiva, a los agentes sociales y operadores económicos y jurídicos, en la búsqueda de soluciones para el bien de la sociedad.

El notario es garante de la autonomía y libertad civil de las personas en los aspectos personales y patrimoniales más determinantes de su vida privada.

En su condición de servidor público, también durante la pandemia, no ha cejado ni un solo día de poner su conocimiento al servicio de los ciudadanos, en momentos muy complicados para todos.


EL NOTARIO ES GARANTE DE LA AUTONOMÍA Y LIBERTAD CIVIL DE LAS PERSONAS EN LOS ASPECTOS PERSONALES Y PATRIMONIALES MÁS DETERMINANTE DE NUESTRA VIDA PRIVADA


Es, además, un testigo idóneo de la intrahistoria del devenir social. Pero no solo un testigo, sino un intérprete de la realidad; de las nuevas necesidades, de las razones y sentimientos de quienes demandan su ayuda y consejo jurídico. (sustituye a lo otro)

Con la esperanza de vernos en Málaga y tener la oportunidad de debatir juntos sobre un tema considerado uno de los mayores desafíos de nuestro siglo.
Un fuerte abrazo a todos nuestros lectores,

José Ángel Martínez Sanchiz,

presidente del Consejo General del Notariado

XII Congreso Notarial Español

EDITORIAL

EDITORIAL

XII Congreso Notarial Español

LOS DÍAS 19 y 20 de mayo tendrá lugar en Málaga el XII Congreso Notarial Español sobre El envejecimiento de la sociedad: principal desafío del siglo, donde está prevista la asistencia de más de cuatrocientas personas, representantes de todos los ámbitos de la sociedad civil y, en especial, del jurídico.

El tema es de tal importancia que, por primera vez en la historia del Notariado, será un congreso abierto a las instituciones y profesionales de la sociedad civil, que reflexionarán sobre lo que va a constituir uno de los fenómenos más determinantes de este siglo.

Esa necesidad no ha hecho más que agigantarse tras la dura experiencia vivida desde el inicio de la pandemia. La realidad ha puesto de manifiesto con tremenda crudeza que hay que incardinar la reflexión sanitaria, política, económica y sociológica en un marco jurídico adecuado, capaz de armonizarlas en beneficio de las personas, especialmente de las de más edad, que son las que han sufrido el impacto
del coronavirus con mayor violencia.

El programa se centra en tres cuestiones: «el respeto a la dignidad versus la protección de la vulnerabilidad», «la vida centenaria y su previsión individual» y «la vida centenaria y su previsión social y política».

Son muchos los foros dedicados a estudiar este tema desde diferentes perspectivas, pero en todos ellos se echa de menos el enfoque jurídico, imprescindible para integrarlas adecuadamente y permitir su implementación práctica, con pleno respeto a la dignidad y libertad de las personas.

El Notariado español está en una posición idónea para asumir la responsabilidad de impulsar un congreso abierto sobre el particular, porque los notarios son garantes de la autonomía y libertad civil de las personas en los aspectos personales y patrimoniales más determinantes de su vida privada.

Pero, además, son un testigo del devenir social y el primero en detectar muchas de las nuevas necesidades y situaciones de vulnerabilidad.

Toda la información en la web congresonotarial.com

El notariado obtiene el Esquema Nacional de Seguridad

EDITORIAL

El notariado obtiene

el Esquema Nacional de Seguridad

LOS SISTEMAS de información del Notariado han obtenido el Esquema Nacional de Seguridad (ENS) de nivel alto, una certificación que reconoce la seguridad de todos los servicios, procesos, bases de datos, sedes, plataformas y portales del Notariado.

La obtención de esta certificación, en su nivel alto –que en la Administración General del Estado solo tienen la Dirección General de la Policía, la Guardia Civil y la Seguridad Social– garantiza a los ciudadanos que los sistemas de información del notariado reúnen las condiciones de seguridad
necesarias para salvaguardar su privacidad.

El Esquema Nacional de Seguridad (artículo 156 de la Ley 40/2015) está regulado por el Real Decreto 3/2010, de 8 de enero , que fue modificado por el Real Decreto 951/2015 para actualizarlo a la luz de la experiencia obtenida en su implantación, de la evolución de la tecnología y las ciberamenazas
y del contexto regulatorio internacional y europeo.

El ENS es el resultado de un trabajo coordinado por el Ministerio de Política Territorial y función Pública junto con el Centro Criptológico Nacional (CCN) y la participación de todas las AA.PP., a través de los órganos colegiados con competencias en materia de administración digital.

Este sello es el reconocimiento al máximo nivel del compromiso asumido por el notariado en el ámbito tecnológico, poniendo los mejores medios disponibles al servicio de la seguridad jurídica preventiva.

El ENS ha sido obtenido por Ancert, la agencia notarial de certificación y centro tecnológico del Consejo General del Notariado, responsable de todo el proceso de modernización y desarrollo tecnológico del notariado desde hace más de 18 años y certifica todos los sistemas de información que dan soporte a las actividades que se prestan al colectivo de notarios españoles para el ejercicio de su función pública.

El alcance del ENS incluye los dos centros de procesamiento de datos de Ancert, el entorno Signo de las notarías, el Portal Notarial del Ciudadano y todos los sistemas de información que dan soporte a los servicios de Índice Único Informatizado, prevención del blanqueo de capitales, la tramitación telemática con la Administración Pública y servicios con entidades financieras.


Esta certificación reconoce la seguridad de todos los sistemas, servicios, procesos, bases de datos, sedes, plataformas y portales del Notariado


Máxima seguridad

El sello ENS de nivel alto certifica entre otras cosas, la circulación por canales seguros de más de treinta millones de copias electrónicas de documentos notariales al año. Solo en 2020, la plataforma de servicios telemáticos del Notariado permitió el envío de 8 millones de copias electrónicas
de documentos notariales a las Administraciones, cerca de 2,5 millones de copias electrónicas a los registros y al catastro y cientos de miles de liquidaciones telemáticas, certificaciones o remisiones de datos a diferentes organismos públicos.

 


Garantiza a los ciudadanos que los sistemas de información del notariado reúnen las condiciones de seguridad necesarias para salvaguardar su privacidad


 

Esta sede aloja la segunda mayor base de datos de España: el Índice Único Informatizado Notarial, que almacena y clasifica electrónicamente el contenido de las escrituras y de las actas públicas autorizadas por los más de 2.800 notarios existentes en nuestro país. Esta base de datos cuenta con información parametrizada y anonimizada de más de 135 millones de documentos públicos, más de 41 millones de personas físicas y más de 3,5 millones de personas jurídicas. También custodia la Base de Datos de Titular Real, que permite a las autoridades públicas saber quiénes son las personas ocultas tras una sociedad y la Base de Datos de Personas con Responsabilidad Pública.

Este sello ofrece garantías de que la seguridad se aplica en sus tres ejes fundamentales: aplicaciones y servicios ofrecidos a los ciudadanos; custodia y tratamiento de los datos; y el ciclo de vida de los servicios, desde su concepción inicial hasta su puesta en marcha y explotación. Esta certificación exige para el nivel alto cumplir 75 medidas de seguridad, clasificadas en tres categorías: marco organizativo, marco operacional y medidas de protección.

El notariado, a la vanguardia tecnológica

EDITORIAL

El notariado,

a la vanguardia tecnológica


Hace ya veinte años desde que se aprobó en España la ley que introdujo el uso de las tecnologías de la información y de la comunicación en la función notarial.

En ella se regularon el uso de la firma y las copias electrónicas notariales. Fue un paso de gran importancia y un hito que permitió a los notarios españoles situarse a la vanguardia de sus homólogos en Europa y entre las profesiones más adelantadas en materia tecnológica.

A partir de ese momento el Notariado tomó la decisión de seguir avanzando con firmeza en su proceso de digitalización, creando la sede electrónica notarial, dotada de la máxima seguridad, y una red privada para garantizar la inviolabilidad de sus comunicaciones.

Por entonces, ya contaba con la Agencia Notarial de Certificación, un centro tecnológico propio que le dotó de todas las herramientas necesarias para prestar servicios electrónicos de valor añadido a la función pública notarial.

Por la red notarial circulan más de treinta millones de documentos electrónicos al año. A través de ella los casi tres mil notarios están en contacto con los diecisiete colegios notariales; con las Administraciones Públicas nacionales, autonómicas y locales, y con los registros públicos. Y todo ello mediante el impulso propio y los recursos del Consejo General del Notariado en beneficio de su función pública.

Seguridad y transparencia

Así pues, sin moverse de la oficina, cualquier notario puede hoy en día presentar una copia autorizada de una escritura en los registros competentes; liquidar impuestos ante la Agencia Estatal de la Administración Tributaria, ante cualquiera de las comunidades autónomas y ante más de la mitad de los ayuntamientos de España; comunicar al catastro las transmisiones y modificaciones de inmuebles; constituir una sociedad, con su número de identificación fiscal, en menos de 24 horas… Y muchas más gestiones, todas ellas realizadas telemáticamente y de forma segura y transparente.

Podemos decir que, en estos momentos, el notariado español está a la vanguardia de la digitalización, con comunicaciones en tiempo real presididas por los conceptos de seguridad, rapidez, eficiencia y economía de costes.

 


El notariado está a la vanguardia de la digitalización, con comunicaciones en tiempo real presididas por los conceptos de seguridad, rapidez y eficiencia

 

Recientemente, se ha dado otro paso más para seguir avanzando por ese camino de la digitalización. Los notarios han abierto su sede notarial a la ciudadanía y a las organizaciones. El Portal Notarial del Ciudadano es un servicio web que sitúa al notariado en la primera línea de la transformación digital, colocándolo en la mejor posición posible para prestar a la sociedad un servicio aún más ágil e igual de seguro.

 


El Portal Notarial del Ciudadano es un servicio web que sitúa al notariado en la primera línea de la transformación digital

 

A través de esta herramienta los ciudadanos y empresas acceden a la sede electrónica notarial para beneficiarse de diversas gestiones y servicios con la misma seguridad y garantías que si fueran a una notaría física, pero con la agilidad y facilidades propias de las operaciones digitales. Todo ello conforme a los estándares definidos por la Unión Europea a través del Reglamento 910/2014 que regula no solo la firma, sino también la identificación electrónica.

Además, el portal tiene un marcado carácter social, con el objetivo de ayudar a las personas más vulnerables. A través de él los notarios ofrecen un canal de comunicación seguro que les permite, por ejemplo, elegir notario, facilitarle la documentación para constituir una sociedad, iniciar la tramitación de un préstamo hipotecario, o de un testamento o mantener una videoconferencia para buscar el asesoramiento legal que vienen prestando desde siempre.

Así, con esta nueva vía de comunicación, el notario tendrá claro quién le requiere por medios electrónicos; pero –y esto tiene la misma importancia–, también el ciudadano tendrá la seguridad de que quien está al otro lado de la pantalla es el notario que ha escogido y que las comunicaciones entre los dos permanecen selladas y seguras.

Estos cuatro lustros, que hoy nos hacen echar la mirada atrás, demuestran que el notariado español se encuentra a la vanguardia de la tecnología para poner ofrecer su labor, también por vía telemática.

Como hizo entonces, el notariado español mira al frente, al futuro, preparado para asumir nuevos retos que contribuyan a elevar las garantías de la función pública al universo digital.

Por la culminación de la primera reforma social de la Constitución Española

El movimiento social de la discapacidad, agrupado unitariamente en torno al CERMI, ha hecho público un manifiesto al que queremos sumarnos:

“(…) Tras años de esfuerzo del sector social de la discapacidad, auténtico promotor de este proceso de modificación constitucional, en la primavera de este año 2021 llegaba por fin a las Cortes Generales, remitido por el Gobierno de España, un proyecto de reforma del artículo 49 de la Constitución Española, que espera a ser debatido y tramitado, si reúne las mayorías reforzadas necesarias cuando se trata de cambios en el texto constitucional, para resultar aprobado y entrar finalmente en vigor. (…) Ante este hito social, que después de muchas vicisitudes y dilaciones hoy es más real y cercano que nunca, desde el movimiento CERMI, en el Día Internacional y Europeo de las Personas con Discapacidad, reclamamos a todos los partidos políticos, en especial a aquellos que han mostrado reticencias, que se sumen, con su respaldo, interviniendo parlamentariamente para perfeccionar el texto de partida, a la primera reforma social de la Constitución Española, que viene de la mano de las personas con discapacidad y de sus familias, y que no pretende sino hacer de nuestro país un proyecto más sugestivo y decente de vida en común (…)”

XII Congreso Notarial Español: el envejecimiento de la sociedad

EDITORIAL

XII Congreso Notarial Español:

el envejecimiento de la sociedad

Los días 19 y 20 de mayo de 2022 tendrá lugar en Málaga el ya anunciado XII Congreso Notarial Español. Un foro que hubiéramos debido celebrar en 2019, pero que se vio tristemente aplazado a consecuencia de la pandemia vivida.

Con todas las alertas aún activadas y el dolor por las personas fallecidas y las secuelas físicas, psíquicas y económicas que nos ha dejado y sigue dejando, el Notariado retoma este encuentro centrado en “El envejecimiento de la sociedad: principal desafío del siglo”, en el que espera contar con la asistencia de más de cuatrocientas personas representantes de todos los ámbitos de la sociedad civil y, en especial, del jurídico.

Los notarios están -sin duda- en una posición idónea para asumir la responsabilidad de impulsar un congreso como este, que tendrá, además, la ambición añadida de aprender de la reciente experiencia sufrida en este concreto en el ámbito del envejecimiento.

El enfoque jurídico

El envejecimiento de las sociedades modernas va a constituir uno de los fenómenos más determinantes de este siglo, siendo sus efectos ya muy visibles.

Son muchos los foros dedicados a estudiarlo desde diferentes perspectivas (médica, sociológica, económica, asistencial), pero en todas ellas se echa de menos el enfoque jurídico, imprescindible para integrarlas adecuadamente y permitir su implementación práctica, con pleno respeto a la dignidad y libertad de las personas.

Esa necesidad no ha hecho más que agigantarse tras la dura experiencia vivida desde el inicio de la pandemia. La realidad ha puesto de manifiesto con tremenda crudeza que hay que incardinar la reflexión sanitaria, económica y sociológica en un marco jurídico adecuado, capaz de armonizarlas en beneficio de las personas, especialmente de la de más edad, que son las que han sufrido el impacto de la crisis con mayor violencia.

Por eso, frente a lo que ha sido tradicional en los congresos notariales, este congreso estará abierto a todos los profesionales vinculados a esta temática, tanto ponentes como participantes. También con la finalidad, como es lógico y natural, de recoger las múltiples experiencias aprendidas durante estos meses. Solo así será posible articular un diálogo fructífero con potencialidad de calar a medio plazo en la sociedad española y generar las sinergias interdisciplinarias que un reto como este demandan.

El notario es garante de la autonomía y libertad civil de las personas en los aspectos personales y patrimoniales más determinantes de su vida privada.

En su condición de servidor público, también durante la pandemia, no ha cejado ni un solo día de poner su conocimiento al servicio de los ciudadanos, en momentos muy complicados para todos.

Es, además un testigo idóneo de la intrahistoria del devenir social y el primero en detectar las nuevas necesidades y situaciones de vulnerabilidad, al margen de que su profunda formación jurídica le permite valorar de manera idónea los instrumentos jurídicos más adecuados para atenderlas.

Estas características le hacen valedor del derecho y del deber de convocar un congreso de estas características, que quedará recogido en un Libro Blanco.

Será responsabilidad de todos, ponentes, congresistas, autoridades participantes, medios de comunicación, asociaciones… que las reflexiones en él recogidas sean de utilidad para abordar el que hemos definido como el mayor desafío del siglo XXI: el envejecimiento de la sociedad.

En La Palma mientras

sea necesario

La tragedia de La Palma nos tiene a todos sobrecogidos. Ver la lava descender engullendo a su paso las viviendas, los recuerdos, los cultivos y los negocios de miles de personas, sin que podamos detenerla, es una visión angustiosa.

¿Qué podemos hacer? Es la pregunta que va de boca en boca. Desde autoridades a profesionales y voluntarios.

Las catástrofes levantan olas de voluntarismo que, desgraciadamente, frecuentemente se quedan en humo que se disipa cuando la tragedia deja de ser noticia.

¿Qué podemos hacer los notarios? Se preguntaron los 17 decanos que integran el Consejo General del Notariado (CGN) y que representan a los casi 3.000 notarios en activo repartidos por toda España.

De esa pregunta y del apoyo de la Dirección General de la Seguridad Jurídica y Fe Pública, del Ministerio de Justicia, nació la iniciativa notarial que permitió abrir el 3 de noviembre en La Palma, gracias a la colaboración del Cabildo y los ayuntamientos afectados, tres notarías provisionales.

Situadas en los ayuntamientos de las tres zonas afectadas -El Paso, Los Llanos y Tazacorte- serán atendidas el tiempo que sea necesario por notarios voluntarios procedentes de todo el país. Para ser eficaces cuentan con el apoyo económico y tecnológico del CGN. Además, cada una de ellas es gestionada directamente por un colegio notarial: los de Canarias, Cataluña y Valencia. Todos -Consejo, Colegios, notarios y organismos públicos- conectados a través de la red informática que tiene el notariado desde hace 20 años.

Los notarios voluntarios dejarán sus oficinas durante una semana al cuidado de otros colegas cercanos para ocuparse gratuitamente y a tiempo completo de las personas afectadas. ¿Y qué harán? Su oficio: asesorarles en todo lo necesario, y elaborar la documentación notarial que les permita acreditar sus derechos sobre el inmueble engullido, la edificación destruida, las plantaciones ya ineexistentes, el negocio arrasado o el comercio desaparecido.

El objetivo, en colaboración con otras Administraciones como los propios ayuntamientos afectados o el Catastro, es que todas estas personas puedan acceder a las ayudas, indemnizaciones o justiprecios que se establezcan.

A la cabeza del proyecto tres integrantes del Consejo General del Notariado (CGN) y decanos de los colegios notariales de Canarias (Alfonso Cavallé), Cataluña (José Alberto Marín) y Valencia (Francisco Cantos) fueron los primeros voluntarios en trasladarse a la isla de La Palma, donde permanecieron las dos primeras semanas. En estos quince días se ocuparon de poner en marcha las notarías, atender a las personas que lo solicitaron y elaborar uno protocolo de actuación.

Tras ellos, en un flujo incesante de solidaridad, irán llegando compañeros de todo el país. Así durante meses.

En La Palma mientras sea necesario.

Una puerta de entrada a la sede electrónica notarial

EDITORIAL

Una puerta de entrada a la

sede electrónica notarial

Podríamos decir que con el Portal Notarial del Ciudadano los notarios han dado el salto a internet, pero no sería cierto porque llevan más de 20 años operando en la Red, aunque siempre en espacios privados y seguros.

Para el Notariado, la puesta en marcha de este Portal supone abrir su sede electrónica a ciudadanos y empresas, ampliando a toda la sociedad la conexión que existe desde 2002 entre las más de 2.800 notarías y numerosos organismos públicos.

Gracias a este Portal, particulares y empresas pueden elegir al notario que quieran para realizar diversas gestiones y servicios, con la misma seguridad y garantías que en las notarías, pero con la agilidad propia de las operaciones digitales.

También pueden saber qué notarios custodian los originales de sus escrituras y pedirles que les “suban” las copias electrónicas, de forma que siempre las tengan a mano.

De igual manera, pueden designar al notario que prefieran que formalice su préstamo hipotecario y que se encargue de supervisar la documentación que les ha entregado la entidad financiera, o iniciar con él la preparación de un testamento, o pedirle que realice en su nombre los trámites necesarios para constituir una sociedad. Incluso pueden llegar a recibir asesoramiento del notario por videoconferencia y dentro de la sede notarial, siempre que sea necesario.  

Una ayuda a los más vulnerables. El Portal Notarial del Ciudadano se abrió a la sociedad hace un año, en un momento de vital importancia para las personas vulnerables. De hecho, se realizó un gran esfuerzo por acelerar su puesta en marcha para ayudar en la tramitación, por ejemplo, de las moratorias hipotecarias que muchas personas tuvieron que solicitar a causa de la pandemia provocada por el coronavirus. Hasta la fecha tiene registrados a más de 93.000 usuarios.

Su existencia amplía y facilita el asesoramiento del notario, lo que cobra especial relieve con las personas más vulnerables, al permitir a los notarios ofrecerles mantener videoconferencias previas al otorgamiento de cualquier documento notarial, ahorrándoles desplazamientos.

En realidad, el Portal Notarial del Ciudadano supone abrir a la sociedad el potencial tecnológico del que disponen los notarios desde hace 20 años.

De hecho, la existencia de la sede electrónica notarial permitió, sólo en 2020, el envío de 8 millones de copias electrónicas de documentos notariales a las Administraciones, cerca de 2,5 millones a los registros y al catastro, y cientos de miles de liquidaciones telemáticas, certificaciones o remisiones de datos, que supusieron un volumen de firmas notariales superior a los 20 millones.

Ampliable a más servicios. “Estos servicios online son solo el principio de todos los que podremos ir añadiendo al Portal, a expensas de que se aborden las reformas legislativas necesarias para ello” ha explicado el presidente del Consejo General del Notariado, José Ángel Martínez Sanchiz. “El Portal es una apuesta decidida de los notarios por ofrecer nuevas facilidades y prestaciones digitales a ciudadanos y empresas, con la seguridad y garantías propias de nuestra función”, ha asegurado.

En 2001 la Ley estableció la integración del notario en la prestación de servicios digitales, pero lo hizo con cautelas que hoy podrían superarse. En virtud de esta normativa, aún vigente, los notarios pueden prestar servicios digitales a las Administraciones Públicas y expedir copias autorizadas -a las que se reconocen todos los efectos legales de la escritura pública- para ese sector. Pero para los ciudadanos solamente se permite emitir copias electrónicas simples, que tiene unos efectos jurídicos limitados. Esto, que era lógico desde el punto de vista de la ley del año 2001, no lo es 20 años después.

Y en cuanto a otras cuestiones, como por ejemplo el otorgamiento del documento público notarial, en estos momentos tiene que seguir siendo siempre presencial. Sin embargo, en determinados casos este proceso podría ser electrónico, ya que los notarios pueden garantizar su seguridad gracias al uso de la firma electrónica cualificada y de la videoconferencia en la sede electrónica notarial.

Esta tecnología, pionera entre los notariados de la UE, está plenamente desarrollada y probada y podría aplicarse de forma inmediata a la transposición a la legislación española de la directiva europea que permite la constitución de sociedades íntegramente por vía online.

Con proyección futura. El Notariado tendrá que seguir avanzando tanto en su digitalización como en darlo a conocer, porque siendo una realidad el ciudadano aún le percibe conectado con el papel.

Cuando uno piensa en el notario el estereotipo es un señor mayor con una pluma en la mano. Sin embargo, los notarios son digitales desde el año 2002, y ese gran desarrollo tecnológico está a disposición de la sociedad, sin coste para el erario público.

Esta realidad ampliamente conocida por la Administración Pública, no lo es por los ciudadanos, que son la razón de ser de la función pública notarial. Es a ellos y a las empresas a los que los notarios prestan sus servicios; son los que les requieren y los que realmente dan sentido a su día a día.

El Portal Notarial del Ciudadano abre una puerta a la digitalización de muchos de los servicios notariales y pone sobre la mesa el debate. Es sorprendente como en Iberoamérica, por ejemplo en Argentina o Colombia, la copia autorizada del documento notarial puede entregarse a los ciudadanos, indistintamente, en papel o digital, y en España no. Tampoco tiene mucho sentido que para determinadas tareas, o para determinadas actividades, sea obligatorio el desplazamiento físico de las personas a las notarías.

Avanzar en este terreno será el siguiente reto, para, a medio plazo, extender esta tecnología en el ámbito de la Unión Europea y de Iberoamérica; algo que está liderando el Notariado español.