EN SOCIEDAD

Soy joven y también necesito un notario

Los jóvenes recién incorporados al mercado laboral o en busca de empleo son uno de los grupos sociales más necesitados de atención en estos tiempos de serio impacto económico y social por la crisis de la Covid‐19.

REDACCIÓN

boletin@notariado.org

@Notarios_es

CON MOTIVO de la conmemoración el 25 de octubre del Día Europeo de la Justicia Civil, el Notariado español quiso recordar al colectivo de jóvenes que, como funcionarios públicos del Estado, los más de 2.800 notarios españoles están a su disposición para colaborar con ellos y prestarles asesoría imparcial y gratuita en los distintos acuerdos o contratos del ámbito personal, empresarial o patrimonial que emprendan y para los que sea necesario y conveniente un documento notarial.

Y es que, aunque en menor número que otros segmentos de edad, los jóvenes españoles también acuden al notario. Entre 2019 y el primer semestre de 2020 lo han hecho más de 300.000 jóvenes de entre 18 a 30 años. Un 76% de ellos tenía entre 26 y 30 años, y un 24%, entre 18 y 25 años.

Entre los servicios más demandados destacan los que tienen que ver con la compraventa de inmuebles y los préstamos hipotecarios. Muy importantes son también los relacionados con la constitución de sociedades, las donaciones y herencias, la autorización de poderes y asuntos relativos a la pareja, especialmente las uniones de hecho, en mayor número que los matrimonios.

Lo más requerido. Del conjunto de actos en los que los jóvenes acuden a la notaría, los relacionados con la compraventa de inmuebles y préstamos hipotecarios son los más frecuentes. De hecho, más de 4 de cada 10 jóvenes va al notario por este motivo, especialmente los mayores de 26 años. En este mismo ámbito se incluyen las actas de transparencia, un acta notarial de carácter gratuito realizada en la fase precontractual, según se recoge en la Ley de Crédito Inmobiliario. Se trata de que los ciudadanos, en este caso los jóvenes, vean aumentada su seguridad jurídica y la transparencia en el proceso. El notario verifica que la entidad financiera les ha entregado toda la documentación exigible con la antelación legal, les explica los aspectos más importantes y relevantes del préstamo y redacta acta notarial, en la que deja constancia de los hechos comprobados, las explicaciones dadas a los jóvenes, de las preguntas recibidas y de sus correspondientes respuestas.

Tras los asuntos relacionados con la compraventa, siguen los empresariales, en concreto la constitución de sociedades y la realización de nombramientos del órgano de administración. Dentro de la creación de empresas, la sociedad limitada, cuya ventaja principal es que los socios sólo responden con el patrimonio de la sociedad y no con el propio, es el tipo de sociedad preferida por los jóvenes (de los que lo hacen, 7 de cada 10 son mayores de 26 años). “La asesoría en cuestiones empresariales es uno de los servicios menos conocidos por los jóvenes, y siempre, pero especialmente en estos momentos, los notarios podemos ayudarles a elegir el tipo de sociedad que más les conviene y asesorarles sobre posibles cláusulas que incorporar a los estatutos y sobre otros aspectos que pueden influir en la vida de su empresa”, explica José Ángel Martínez Sanchiz, presidente del Consejo General del Notariado.

Otorgar poderes. Un poder es un documento público autorizado por un notario que permite a una persona física o jurídica designar a otra como su representante de modo que pueda actuar en su nombre en determinados actos jurídicos. A diferencia de lo que pueda parecer, pueden darse muchas situaciones por las que los jóvenes necesiten otorgar un poder notarial para que un representante atienda sus asuntos personales, entre otras, si se marchan durante una temporada al extranjero. A tenor de los datos, los tres poderes más habituales son los generales, los poderes para pleitos y, especialmente, los encuadrados bajo la denominación “otro tipo de apoderamientos”, que abarcan desde cambiar el operador del teléfono, hasta solicitar el expediente académico, obtener una nueva tarjeta de crédito en caso de pérdida o robo, realizar gestiones en su nombre o resolver otro problema que requiera su presencia y que no puedan atender personalmente.

Los jóvenes también van al notario para otorgar escrituras públicas de herencias y donaciones. La donación es una transmisión de bienes y derechos inter vivos, es decir, en vida de los interesados, mientras que las herencias son transmisiones mortis causa, esto es, a causa del fallecimiento de una persona. Con una herencia se pueden heredar deudas. La asesoría notarial es imprescindible para tomar una decisión informada tanto para aceptar o rechazar la herencia, como para saber qué derechos y limitaciones implica una donación, los impuestos a los que podría estar sujeta, etc.

Casarse o divorciarse ante notario, formalizar una unión como pareja de hecho o finalizarla, y cambiar de régimen económico haciendo capitulaciones matrimoniales son las cuestiones de pareja para los que los jóvenes también van al notario. Más del doble de jóvenes que acuden a las notarías prefieren hacerse pareja de hecho a casarse. En ambos casos, los realizan mayoritariamente los jóvenes de más de 26 años (80% en el caso de los matrimonios), aunque cuando optan por ser parejas de hecho, el porcentaje de jóvenes mayores de 26 años baja al 68%, es decir, que el porcentaje de jóvenes entre 18 y 25 es mayor, y llega al 32%.

Convertirse en pareja de hecho ante notario supone garantizar su validez en todo el Estado, puesto que actualmente no existe una normativa nacional que regule las parejas de hecho, y existen importantes diferencias entre las 13 comunidades donde sí tienen regulaciones específicas. El notario, al redactar la escritura pública de convivencia, le explicará las posibilidades existentes para regular su economía y les asesorará sobre cuestiones relacionadas con su descendencia y su sucesión, entre otros aspectos.

¿El notario es solo cosa de mis padres?

¿Un poder español vale en el extranjero? ¿Sabías que también puedes alquilar un piso ante notario? ¿Tiene mucho papeleo constituir una sociedad? ¿Matrimonio o pareja de hecho? O… La herencia digital ¿pero eso existe? Son preguntas que los jóvenes se plantean a menudo. Para informarles, el CGN ha editado la infografía ‘¿El notario es solo cosa de mis padres?’ que muestra situaciones habituales en las que consultar a un notario puede ser de gran ayuda. El material informativo plantea, de una forma cercana y directa, cinco epígrafes en los que se presentan distintas preguntas sobre temas para los que consultar al notario sería conveniente:

Te vas de España una temporada, se indica en el primer apartado, y para ello es importante saber que existen los poderes, unos documentos públicos que permiten nombrar representantes para que realicen los trámites en nombre de los que están fuera del país.

¿Compro o alquilo? El notario también puede ayudar y aportar mayor seguridad jurídica tanto en la compraventa como en el alquiler.

Me lo monto por mi cuenta. Soy un emprendedor. Cuando alguien decide crear una empresa es porque ya tiene lo más importante: una idea y ganas de trabajar. Sin embargo, hay que planificarse y contar con una hoja de ruta.

¿Vais a vivir juntos? ¿Matrimonio o pareja de hecho? El epígrafe destinado a las parejas señala la importancia de conocer las diferencias legales entre el matrimonio y la unión de hecho porque afectan a la seguridad jurídica de los miembros de la pareja.

La herencia digital. Pero eso… ¿existe? En este apartado se explica que el uso de internet, las redes sociales, las aplicaciones y los soportes digitales, ha creado una “identidad digital”, que habría que sumar a la física y, cuando la hay, también a la jurídica.

Asesoramiento notarial a los jóvenes

EL NOTARIADO HA EDITADO tres microvídeos que muestran situaciones habituales en la vida de los jóvenes en las que consultar a un notario puede serles de gran ayuda. Y es que los notarios ofrecen asesoramiento imparcial y gratuito a los jóvenes sobre temas como la creación de un startup, otorgar un poder a un familiar, o recibir una donación. Con la difusión de estos minivídeos, el Consejo General del Notariado quiere, por un lado, romper con la idea de que para los jóvenes no es necesario acudir al notario y, por otro, acercar la función notarial a la sociedad.

Los tres videos, que se pueden visualizar por separado o en conjunto, muestran, a través de situaciones de la vida cotidiana de los jóvenes, la importancia de la función del notario. Les invita a acercarse a las notarías e informarse de forma imparcial y gratuita, con independencia de que finalmente decidan o no seguir adelante con el acto o el acuerdo pensado y formalizarlo ante notario. Los tres microvídeos están disponibles en el canal de Youtube del CGN y en su página www.notariado.org.