AL ENCUENTRO

TURISMO CULTURAL (2)

360º

LAS PANTALLAS COMO VÍNCULO CON CIUDADES, ESPACIOS Y TRADICIONES

Comentamos en nuestro anterior número que las emociones de percibir con todos los sentidos las expresiones de arte o de cultura, naturaleza incluida, no son comparables a un encuentro virtual; pero, como reza el dicho, “a falta de pan…”. Si su decisión, estimado lector, pasa porque las circunstancias sociosanitarias no le hurten el placer, la satisfacción el “subidón” –ese que proporciona el conocimiento– cuando está frente a los elementos que componen el universo cultural, las tecnologías están ahí para echar una mano. Ya nos dimos un ‘baño’ de museos. Hay más cosas.

JESÚS ORTIZ
jortiz@estudiodecomunicacion.com

@JesOrtizAl • FB: Jesús Ortiz
# Fotos: capturas de los recorridos virtuales

ESPACIOS NATURALES

TANTAS SON las cosas interesantes aportadas hoy por el mundo virtual, decíamos también en la primera parte de este reportaje, que es difícil dar cuenta de todas ellas, siquiera de manera nominal, y más aún intentar algún aspecto destacable. Por eso, en primer lugar, dedicamos unas páginas a los museos de todo tipo y dejamos para este número otros aspectos como los entornos naturales, las ciudades o las tradiciones. Nos habíamos quedado con esto último, lo de las tradiciones, en un apunte: “¿se imaginan un paseo en coche de caballos por la Feria de Abril sevillana, mirando en todo nuestro entorno y recibiendo el sonido de lo que miramos? ¿O entrar una caseta y marcarse unas sevillanas? Solo faltaría el rebujito o el tubo de cerveza, pero nada impide que se lo prepare en su casa, lo acompañe de una de jamón con sus correspondientes picos o regañás y disfrute del espectáculo”.


«El sonido en tres dimensiones permite distinguir el que llega de las casetas, en los laterales, de las pisadas de los caballos»

Tradiciones. Por entrar en calor, déjennos trascribir unos versos del poeta y compositor José León: “Por el Real de la Feria / suenan cascabeles nuevos. / Trotan a media potencia / los caballos postineros. / Los balancines se mecen / y los carros se engalanan / en la feria de Sevilla, / cuando el viento huele a albero perfumaó de manzanilla”. No podría ser más oportuno lo de “suenan cascabeles nuevos” para adentrarnos en el paseo virtual que apuntábamos en el número anterior. Aparentemente, es un vídeo como tantos otros, pero pronto descubrirá el “paseante”, que “va sentado” en el pescante al lado del cochero, que puede mover con el ratón el punto de vista y mirar hacia atrás, a un lado, a otro, arriba o al suelo. Para completar la inmersión total, el sonido en tres dimensiones permite distinguir el que llega de las casetas, en los laterales, de las pisadas de los caballos o los cánticos y palmas de las dos flamencas que van en asiento posterior.


«Salamanca plantea un recorrido por numerosos puntos de la ciudad y permite en muchos de ellos que la visita sea diurna o nocturna»

Algo más ruidoso el vídeo, pero con un sistema similar al del anterior, es el que permite ser visitantes privilegiados de las Fallas de Valencia. Nos sitúa en el balcón del Ayuntamiento para asistir a la mascletá, nos mete, literalmente, en las fallas cuando están expuestas y nos pone en primera línea cuando el cartón piedra se entrega al fuego o durante los fuegos artificiales. En la misma página, Valencia 360 Grados, podemos envidiar la degustación de una paella entre barcos, casi participar de una carrera popular, meternos en la Lonja, dejarnos rodear por la Ciudad de las Artes o disfrutar un rato de playa.

Poblaciones y monumentos. El catálogo de poblaciones visitables virtualmente, o de muchos de sus monumentos en algunos casos, es bastante amplio, afortunadamente. Podemos empezar por Salamanca, que plantea un recorrido por numerosos puntos de la ciudad y permite en muchos de ellos que la visita sea diurna o nocturna. Añade, incluso, alguna incursión en interiores, como en las catedrales Nueva y Vieja, el claustro de San Esteban o la biblioteca de la Universidad. Por supuesto, con un poco de paciencia y buen ojo se puede descubrir la rana sobre la calavera en el Patio de Escuelas… Todo un reto, eso sí, como en la visita presencial. Barcelona dispone de algunos espacios singulares para visitar, como la Casa Batlló, La Pedrera o La Sagrada Familia. En Galicia, es sugerente visitar La Catedral de Santiago, que ofrece varias perspectivas interiores y exteriores, con fondo de gregorianos o de gaitas, según por donde se pasee. En Asturias, es reseñable el Centro de Interpretación del Prerrománico Asturiano, que ofrece estupendas visitas virtuales a dieciséis monumentos repartidos por toda la geografía astur, clasificados en una página con un sentido didáctico digno de elogio.


«El centro de interpretación del prerrománico asturiano ofrece estupendas visitas virtuales a dieciséis monumentos»

El Bilbao digital, ”de puente en puente”, tiene todo el carisma que destila la propia ciudad y el San Sebastián online, el dinamismo que se genera en vivo a partir de La Concha. Caso especial es el de Pamplona, que acaba de poner en mar‐cha un completo tour por el interior de la Casa Consistorial, preciosa por otro lado. Un pequeño salto hasta Castilla y León permite que veamos joyas como el Acueducto de Segovia, la Catedral de Burgos o varios ejemplos del Románico Palentino; podemos incluir aquí espacios como Las Médulas o Atapuerca. Y otro hacia Aragón, en este caso en una página de titularidad privada, donde hay cerca de noventa recorridos por poblaciones y monumentos. En tierras castellanomanchegas, no podía faltar el recorrido por Toledo –tampoco el sitio reseñado es de titularidad pública y está en inglés–, con un logrado sonido ambiental. Turismo de Extremadura enlaza varias páginas de recorridos virtuales, de las que solo la que promueve el Ayuntamiento de Badajoz es pública.


«Pamplona acaba de poner en marcha un completo tour por el interior de la casa consistorial, preciosa por otro lado»

Desde el Instituto de Turismo de la Región de Murcia, aportan varios enlaces, sobre todo de Caravaca de la Cruz y Lorca. En Andalucía hay bastantes iniciativas privadas y pocas públicas. De las primeras, nos ha gustado el paseo por Ronda y estar en La Alhambra viendo cómo la colorean las luces desde el amanecer hasta el crepúsculo. Las públicas, recopila‐das por la Junta de Andalucía, están todas basadas en el proyecto Google Arts & Culture.


«Nos ha gustado el paseo por Ronda y estar en la Alhambra viendo cómo colorean las luces desde el amanecer hasta el crepúsculo »

El Caminito del Rey es una pasarela, no apta para personas con vértigo, que transcurre por el Desfiladero de los Gaitanes, en la provincia de Málaga. Si alguna vez pensó que le gustaría hacer el recorrido, pero sin el riesgo de marearse cuando mira hacia abajo, el paseo virtual es su oportunidad. Sin salir de Andalucía, el Ayuntamiento de Córdoba invita al relax en los Jardines del Alcázar de los Reyes Cristianos; es uno de los 57 espacios urbanos reunidos por la Asociación Española de Parques y Jardines Públicos, que incluye lugares tan significativos como el parque de Maria Luisa (Sevilla), el de la Ciudadella (Barcelona) o los Jardines de Sabatini (Madrid). Y de los exteriores nos vamos a los interiores, también naturales, con la propuesta de Cuevas Prehistóricas de Cantabria, que nos introduce en las oquedades de El Chufín, El Castillo, Las Monedas, Hornos de la Peña, El Pendo, Cullavera y Covalanas: un rico conjunto de arte rupestre acompañado de una buena información sobre lo que vemos y “pisamos”.

Naturaleza contenida. Nos referimos, por si las dudas, a parques zoológicos, acuarios y similares. Podemos partir del Oceanogràfic valenciano, que tiene a gala ser el mayor acuario de Europa –nada menos que 110.000 metros cuadrados–y que permite recorrer los mismos espacios por los que transita el visitante “de a pie”. También de la Comunidad Valenciana, de la provincia de Alicante esta vez, es Terra Natura, con sonido de pajaritos y muestras de la fauna de Asia y América, pero también de Pangea: ese supercontinente que, al parecer, reunía a toda la tierra emergida a finales del Paleozólico (hay un muy didáctico vídeo en la red, al margen de Terra Natura, que explica muy bien qué fue y qué pasó con Pangea). Al norte de la península, en Cantabria, nos podemos pasear por el Parque de la Naturaleza de Cabárceno e, incluso, adentrarnos un poco más de lo que se hace presencialmente en recintos como el de los osos. 

NATURALEZA ABIERTA

Naturaleza abierta. No podíamos dejar esto de las visitas virtuales sin hacer un breve repaso de algo que no es una novedad tecnológica en sí mismo, pero que sigue siendo una forma de estar en la naturaleza desde casa. Nos referimos a las cámaras web en directo desde lugares donde campan a sus anchas distintos tipos de animales. Eso sí: a sabiendas de que, lo mismo que sucede en los propios espacios, la paciencia para observar aspectos curiosos, divertidos o del día a día de las distintas especies es un extra. Podemos empezar por Doñana, que ofrece seis puntos de vista de espacios como el centro cría del lince o el Caño del Martinazo. Y seguir por lugares de observación que propone SEOBirdLife‐Sociedad Española de Ornitología, donde nos ha encantado ver y escuchar a distintos tipos de aves en el muladar de Las Pichillas (Binaced, Huesca) o “fisgonear” la vida de una lechuza (demasiado tranquila de día, claro) en la Reserva Natural de Riet Vell (Tarragona).


Si cabe alguna conclusión, es que no debemos poner excusas a los encuentros culturales por muy confinados que, por obligación o prudencia, nos corresponda estar. Hoy incluso, que casi todos tenemos un televisor de pantalla grande y posibilidad de transmitirle todo lo que veamos en un ordenador, una tableta o un móvil, organizar una “excursión” familiar a cualquiera de los cada vez más numerosos sitios que se muestran en tres dimensiones es, créannos, es algo más que una alternativa.