Todo lo que debes saber sobre los contratos por diferencia

UN CFD ES, en líneas generales, un acuerdo entre un inversor y un intermediario (broker, trader, etc.) por el cual ambos se intercambian la diferencia entre el precio de entrada de una operación y el de salida, multiplicado por el número de acciones o índices pactado. Por lo tanto, las pérdidas o ganancias se calcularán en función de la diferencia entre el precio al que fueron comprados y al que fueron vendidos. Hasta aquí todo normal si no fuera porque ese precio puede ser muy diferente atendiendo a los vaivenes de los productos en los que se basan estos contratos (materias primas, divisas, índices, opciones binarias, bonos, criptomonedas, etc.). Por eso, un CFD es un producto complejo y no apto para cualquiera. Tanto es así que su popularidad ha activado las alarmas de la Autoridad Europea de Valores y Mercados (AEVM) –ESMA en inglés–que ha restringido su comercialización y ha llevado a la CNMV a adoptar medidas contra una comercialización masiva para evitar la bancarrota de los inversores. Continuar leyendo «Todo lo que debes saber sobre los contratos por diferencia»

Comercios “online” bajo la lupa

La Comisión Europea promueve que comprar en internet sea seguro y cómodo para todos los consumidores. Para ello, la institución analiza las posibles irregularidades de los comercios comunitarios que operan en la Red con la intención de evitar fraudes y proteger a los usuarios de ciertos abusos. La comodidad del servicio y la accesibilidad a través de diferentes soportes tecnológicos hacen que el e-commerce sea un hecho cotidiano. El problema es que los consumidores hemos perdido el reparo inicial a registrar nuestros datos personales o a pagar con tarjeta y ya no estamos tan pendientes de las cuestiones sobre seguridad. Continuar leyendo «Comercios “online” bajo la lupa»